Por Mundoagro.cl el 21 septiembre, 2019

Control desde la base

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir

El desplazamiento de nuestra fruticultura hacia el sur del país ha generado un aumento de reportes de problemáticas con ataque de especies del orden Coleoptera, como el cabrito del ciruelo (Aegorhinus nodipennis), el cabrito de la frambuesa (Aegorhinus superciliosus), el cabrito de los frutales (Asynonychus cervinus), el gorgojo de la frutilla (Otiorhynchus sulcatus), y el burrito de la vid (Naupactus xanthographus, familia Curculionidae).

A lo anterior se suman representantes del mismo orden, pero de la familia Scarabaeidae tales como el pololo café (Phytoloema hermanni) y el pololo verde (Hylamorpha elegans), entre otros. El ataque primario de estas especies al estado de larvas suele ocurrir en raíces, algunas de estas especies pueden incluso horadar madera, como el caso del cabrito del ciruelo (A. nodipennis) al atacar arándanos y avellanos.

A. nodipennis es un insecto nativo cuya colonización de los huertos ocurre en un período amplio de tiempo, iniciándose desde salidas de invierno y manteniéndose entre agosto y marzo. Su presencia ha sido mayoritariamente desde Biobío al sur, aunque presenta algunos reportes incluso en la zona de Talca.

Si bien en los huertos es posible encontrar en su mayoría hembras, su reproducción es sexual, evidenciándose presencia de huevos en el periodo comprendido entre octubre y abril. Las larvas neonatas se desplazan desde la hojarasca a las plantas, comenzando a horadar madera desde la corona. El período de desarrollo larvario puede tardar entre nueve a catorce meses, seguido del desarrollo de pupas al interior de la corona de las plantas, las que tardan alrededor de dos meses en desarrollarse.

La descripción del daño es una sumatoria de factores: decaimiento de la producción por muerte de raíces, daño en follaje, brotes o frutos por alimentación de adultos, rechazo cuarentenario por presencia de ejemplares en frutos y aumento del ingreso de enfermedades de la madera y consecuente muerte de plantas.

Dado lo anterior, durante la temporada 2018/19 se buscó establecer el grado de control de larvas o adultos de A. nodipennis en arándanos con diversas alternativas de control químico, tales como Imidan ®70 WP (phosmet 70% p/p polvo mojable); Avaunt® 30 WG (indoxacarb 30% p/p granulado dispersable); Diazol ®50 EW (diazinon 50% p/v emulsión aceite en agua), Rugby® 200 CS (cadusafos 20% p/v formulación suspensión en encapsulado) y Starkle® 20 SG (dinotefuran 20% p/p granulado hidrosoluble).

METODOLOGÍA

El trabajo se realizó en un huerto comercial de cuatro años, ubicado en Biobío, en la variedad Brigitta, con una distancia de plantación de 3 x 1,20 m; y un pH promedio de suelo de 5,2. El riego se realizaba a través de doble línea de goteros. Las aplicaciones foliares se realizaron una vez detectada la presencia de adultos en el follaje con una máquina hidroneumática calibrada para entregar un volumen de agua /ha de 1.000 litros (Cuadro 1).

Las aplicaciones dirigidas al riego se realizaron en plena eclosión de huevos en el suelo, considerando una calibración de tiempos de riego que permitió concentrar la aplicación en los primeros cinco centímetros de suelo (Cuadro 2).

En las aplicaciones foliares se empleó un diseño completo al azar con 10 plantas por repetición con 4 repeticiones por tratamiento. Las evaluaciones se realizaron registrando la caída de adultos vivos en paragua entomológico a los 7, 14, 21 y 35 días post aplicación (DDA), mientras que en la evaluación vía riego se emplearon 35 plantas por repetición con cuatro repeticiones por tratamiento aisladas entre sí por una hilera no evaluada. Las evaluaciones del promedio de larvas muertas se realizaron in situ, revisando un radio de 50 cms alrededor de diez plantas dentro de cada unidad experimental, a los 7, 14, 21, 35 y 45 DDA. Los resultados fueron comparados empleando un análisis de varianza y prueba de rangos múltiples de Tukey (p=0,05).

RESULTADOS

En control de adultos ambos productos (Imidan ®70 WP y Avaunt® 30 WG) presentaron un control adecuado sin necesidad de ajustar las dosis actualmente recomendadas en el cultivo para otros fines; sin embargo, Imidan ®70 WP presentó un efecto insecticida levemente más prolongado que lo obtenido con Avaunt® 30 WG.

La acción de estos insecticidas sobre esta especie, si bien no se encuentra incluida actualmente en las etiquetas de uso, es un resultado esperable considerando que su acción ha sido demostrada en otros coleópteros de la misma familia, como Naupactus xanthographus. En cuanto a las aplicaciones dirigidas al suelo, T2R: Diazol ®50 EW presentó un control estable durante al menos 28 días, similar a lo obtenido con T4R: Starkle® 20 SG.

En cuanto al uso de Rugby® 200 CS, éste mantuvo actividad insecticida en suelo incluso hasta 45 días post aplicación. Una observación adicional sobre lo esperado con estas aplicaciones es que sólo el tratamiento T4R: Starkle® 20 SG logró disminuir la incidencia de nuevas galerías en el cuello de las plantas involucradas; sin embargo, esto no evitó evidencia de heridas por mordidas de larvas, lo que induce que su acción fue dada por la ingesta.

Dinotefuran presenta antecedentes de uso en control de plagas de la madera debido a su traslocación xilemática (a diferencia de cadusafos y diazinon cuya actividad es por contacto), sin embargo en el desarrollo local de Starkle® 20 SG deberán revisarse otros aspectos tales como posible detección de sus residuos en fruto luego de aplicaciones vía riego, así como su posible interacción con el tipo de suelo o vía de aplicación.

Según la clasificación IRAC tanto diazinon, phosmet como cadusafos corresponden al grupo químico 1B mientras que indoxacarb y dinotefuran corresponden a los grupos químicos 28 y 4A respectivamente. Dado lo anterior, en el diseño de un programa fitosanitario focalizado en el control de esta plaga deberán idealmente alternarse estas opciones, ordenadas según el estado dominante de la plaga y considerando el cumplimiento de los requisitos de carencias para cumplir con los límites máximos de residuos correspondientes al mercado de destino.

Declaración de los autores: Esta investigación fue financiada única y exclusivamente por el equipo investigador. Los autores declaran no recibir comisión por venta o promoción de los productos involucrados en la publicación.

Dr. Karina Buzzetti, directora investigación Consultora Agridevelopment
Dr. Ian Homer, profesor asistente, Facultad De Ciencias Agronómicas, Universidad De Chile
Ing. Agr. Isabel Pérez, consultora Agridevelopment

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes