Por Mundoagro.cl el 18 noviembre, 2019

Filtro de calidad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Imprimir

INIA en conjunto con la Exportadora Subsole evaluaron el uso de cubiertas plásticas en dos variedades de uva de mesa, Thomson seedlees (uva blanca) y Timco seedlees (uva roja) en la Región de O´Higgins. Se instalaron films de polietileno de baja densidad (LDPE), de 130 micras, sobre el follaje a una altura del central sobre un metro, permitiendo un correcto crecimiento y buena ventilación. La instalación fue piramidal, con una zona de ventilación de entre 35-50 centímetros, permaneciendo la cubierta plástica durante todo el periodo de cultivo. El uso de cubiertas plásticas, en general, se realiza para proteger el cultivo de los fenómenos climáticos extremos (heladas, lluvias en periodo de cosecha, etc.) o modificar la fenología, adelantando o retrocediendo las fechas de cultivo. Sin embargo, el uso de cubiertas produce modificaciones del ambiente de cultivo, cambiando los parámetros microclimáticos (temperatura, humedad relativa, radiación, entre otros) o parámetros de calidad e interceptación de la luz, lo que genera efectos a nivel fisiológico, de calidad y de producción del parrón.

La calidad e interceptación de la luz será el parámetro abordado en este artículo, debido a su relevancia en el crecimiento de la vid y la calidad del fruto. La luz puede afectar el crecimiento y desarrollo de las plantas, porque es la fuente de energía necesaria para los procesos fotosintéticos. Las plantas poseen fotorreceptores que permiten utilizar la información entregada por la luz. Esta información puede ser la cantidad de luz, expresada en fotones; la irradiancia o incidencia de la luz sobre las plantas por unidad de tiempo y superficie; la composición espectral; la dirección o el fotoperiodo. Por lo tanto, es importante considerar que el uso de plásticos puede hacer variar la información que la luz hace llegar a las plantas. Estas variaciones podrían modificar, positiva o negativamente, la fisiología del cultivo. Ante esto, determinar las diferencias en la información recibida por las plantas bajo cubierta respecto al aire libre (sin cubierta) es importante para asegurar la calidad de la fruta obtenida.

PASO Y COMPOSICIÓN DE LA LUZ

Para determinar cómo influye la cubierta plástica, sobre el paso de la luz y su composición se evaluaron las características del espectro de la luz transmitida por la cubierta plástica (entre el plástico y el dosel, figura 1) y bajo el follaje, utilizando un espectroradiómetro (Cl-500A, Konica Minolta, Japón). La distribución de la radiación respecto a la longitud de onda medida con y sin cubierta plástica, se observa en la figura 2. La medición se realizó entre el plástico y el dosel, con el fin de determinar cuánta luz es filtrada solo por efecto de la cobertura plástica, sin considerar el efecto de la cobertura foliar. Se observó que entre los 400 y 700 nanómetros (nm), correspondiente a la radiación fotosintéticamente activa o PAR (por sus siglas en inglés), la radiación se ve claramente atenuada bajo plástico, siendo la atenuación del rango del 20-25% en promedio. En general, la vid requiere de entre 1000-1500 de PAR, para lograr su tasa asimilación de CO2 máxima (García de Cortázar, et al., 2005). En la zona central de Chile la PAR puede alcanzar valores de entre 2000-2400 PAR a mediodía (datos obtenidos en campo para la Región de O´Higgins). Por lo tanto, considerando los valores anteriores una reducción de casi el 25% de la PAR mantendría la suficiente radiación (±1600 PAR) para que las vides alcancen su fotosíntesis máxima. Incluso esta disminución de la radiación podría ser favorable en ambientes y/o determinados momentos, donde, debido a los excesos de radiación, puede producirse fotoinhibición en las vides. Es decir, una disminución en la tasa de fotosíntesis que puede ocurrir cuando el flujo de fotones es superior al requerido para la fotosíntesis (Long et al., 1994). Por lo tanto, en sectores donde exista alta radiación, sin temperaturas excesivamente cálidas, el uso de cubiertas podría ser beneficioso evitando la fotoinhibición.

CASO PRÁCTICO: CUBIERTAS PLÁSTICAS VERDES Y BLANCAS

Las cubiertas plásticas blancas han resultado prometedoras a nivel de producción y calidad de la uva de mesa por lo que actualmente el mercado de las cubiertas plásticas ha buscado alternativas para mejorar la producción y la condición de la fruta. Una de estas alternativas es utilizar cubiertas de colores distintos a los convencionales (blanca). En general, el uso de diferentes colores de plástico se ha utilizado con el fin de corregir o mejorar alguna condición de la fruta, como la coloración de las bayas en variedades rojas. En este sentido, se evaluó el efecto de dos colores de plástico (verde y blanco) en la variedad de uva de mesa roja, Scarlotta, con el objetivo de determinar la influencia del color de la cubierta sobre las características de coloración de la fruta obtenida. Del mismo modo, se determinó la efectividad de la aplicación de ethefón, un regulador de crecimiento vegetal que se utiliza para corregir problemas de coloración en el fruto.

El Cuadro 1 describe los tratamientos evaluados, que corresponden a los colores del plástico utilizado con o sin aplicación de ethefón, mientras que en el Cuadro 2 se presentan las características técnicas de los plásticos usados en este ensayo. Mediante un espectroradiómetro se determinó la relación entre la longitud de onda y la radiación en los tratamientos evaluados, entre el plástico y el dosel. Se evidencia que, respecto al espectro de luz al aire libre, ambos colores tienden a disminuir la luz total (figura 3A). Además, las longitudes de onda en las que ocurren los peak de máxima radiación son diferentes. Al aire libre la máxima radiación ocurre cerca de los 670 nm (espectro rojo), mientras que para los plásticos de color banco y verde es cerca de los 780 nm (espectro rojo lejano). Más en detalle se observa que la cubierta de color verde es la de menor radiación. En concordancia con estos resultados, el porcentaje de radiación PAR interceptada (Figura 3B) determinada en floración fue significativamente mayor en la cubierta verde respecto a la blanca.

CRECIMIENTO Y MADURACIÓN DE BAYAS

Estas diferencias en la calidad y paso de luz según el color de la cubierta utilizada podrían reflejarse en el desarrollo de la fruta. Por lo tanto, se evaluó el efecto del color del plástico sobre el crecimiento de las bayas, tanto en diámetro como en peso (Figura 4). Los resultados obtenidos reflejan que al momento de la cosecha no existieron diferencias significativas en el tamaño o peso de las bayas que se desarrollaron bajo la cubierta plástica blanca o verde. Esto indicaría que independiente del color del plástico, el desarrollo de la fruta no se ve afectado. Del mismo modo, la aplicación de ethefón no afectó el peso y diámetro de las bayas. Conjuntamente, se realizó un seguimiento del proceso de maduración de las bayas, determinando los sólidos solubles totales (°Brix). Según se observa en la Figura 5, ninguno de los tratamientos presentó diferencias en sus °Brix, durante el periodo entre envero y madurez, o al momento de la cosecha (20°Brix aproximadamente, 3 abril de 2018).

COLOR DE LAS BAYAS

Un aspecto relevante para evaluar los diferentes colores de cubierta es su efecto sobre el color de las bayas. Para evaluar estos parámetros, el color de las bayas fue evaluado expresándolo como Color Index for red Grapes; CIRG. La Figura 6A muestra el seguimiento del color de las bayas desde el envero a la madurez, donde, a pesar de la variabilidad de los datos, se observa el efecto tanto del color de la cubierta plástica como de la aplicación de ethefón. La cubierta plástica verde (sin aplicación de ethefon) es la que propicia una menor coloración de las bayas y el tratamiento Blanco+ (con ethefón), el que presenta valores más altos de CIRG (Figura 6A). Estas diferencias se mantuvieron hasta el momento de la cosecha, donde las bayas que se mantuvieron bajo la cubierta verde mostraron menor color. Respecto a las bayas desarrolladas bajo la cubierta blanca (sin aplicación de ethefón), al momento de la cosecha no tuvieron diferencias de color con aquellas que tuvieron aplicación de ethefón (figura 6B). Los resultados indican que el plástico blanco es capaz de propiciar un color tan alto como el observado en los tratamientos con aplicación de ethefón. Si se consideran además los resultados en diámetro y peso de bayas, pareciera ser que el plástico de color blanco es suficiente para asegurar un adecuado desarrollo de la fruta en la variedad Scarlotta. Se destaca además que las aplicaciones de ethefón resultaron ser efectivas en la corrección del desarrollo deficiente de color, ya que el tratamiento Verde+ prestó valores estadísticamente iguales al tratamiento con valores más altos de CIRG (Blanco+). Sin embargo, estos resultados no pueden ser extrapolados a otras variedades o condiciones de cultivo, ya que constituyen una primera aproximación en cuanto a la relación entre el color de la cubierta plástica y la calidad de la fruta.

 

 

Por: Carolina Salazar, Alexis Vergara, Gabriel Selles de Inia La Platina y Gabriel Marfan y Valeria García de Exportadora Subsole  S.A.

Este artículo corresponde a un extracto del capítulo 3 de “Respuestas fisiológicas y productivas del uso de cubiertas plásticas en el cultivo de uva de mesa”, del Boletín de Cubiertas Plásticas en Uva de mesa, publicado en 2019 por el INIA. Para la versión completa de este boletín dirigirse a la biblioteca virtual de INIA, en su página web www.inia.cl En la edición 119 se abordarán los efectos de las cubiertas sobre la fisiología y calidad de las bayas; y en la edición 120 la influencia en la fenología, grados día y horas frío.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Add Comment Register



Danos tu Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

best wordpress themes - wordpress themes 2012 - wordpress travel themes